Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

8 de Marzo, día de la mujer trabajadora, celebramos la libertad de la mujer y su derecho a trabajar.

Hoy en día, en pleno siglo XXI, en el mundo occidental, las cosas han cambiado y mucho. Aun así, siguen siendo temas pendientes el conciliar la vida familiar y laboral por parte de mujeres y hombres, el reparto de las tareas de la casa y el cuidado de los niños cuando ambos trabajan, el derecho a maternidad y paternidad tan precarios, las diferencias de sueldo ejerciendo las mismas funciones, y un largo etc.

En coaching, a nivel general, tanto para hombres como para mujeres evidentemente sin distinción, miramos de conseguir que la persona se empodere a sí misma, que deje de sentirse víctima, que salga de su zona de confort y que ponga todo de su parte para alcanzar sus metas.

Entonces, como padres, abuelos, educadores, maestros…, ¿cómo fomentar la igualdad de género? ¿Cómo ayudar a nuestros niños a no ver diferencias donde no las hay? ¿Cómo ayudar a nuestras niñas a crecer empoderadas y con un patrón sano de mujer?

Enlazado con la celebración de la mujer trabajadora, 6 preguntas simples pero poderosas son necesarias para fomentar el patrón sano de mujer en un entorno de igualdad:

  • ¿Qué quieres ser de mayor? Con esta pregunta, te enfocas en el tema y la ayudas a cuestionarse: qué quiere ella y no lo que se espera de ella.
  • Concretamente, ¿qué te gusta de esa profesión/labor? Ayúdala a concretar los detalles, clarificar qué entiende ella por esa labor, cuál es su idea. Quizás en este punto, una pequeña orientación de diversas profesiones similares a la que ella ha escogido puede clarificar qué quiere y qué no quiere, y si es pertinente cambiar de idea.
  • ¿Coincide con alguna habilidad particular que tengas? ¿O con varias? ¿Cuáles? Gracias a esta pregunta, la niña podrá ver que ya tiene alguna predisposición a ser lo que quiere ser. Ayúdala a ver cuáles son sus capacidades y habilidades. Pueden ser verdaderos talentos. En su defecto, ella verá que no los tiene y que los tiene que aprender y que debe entrenarse.
  • ¿Para qué quieres ser lo que quieres ser de mayor? ¿Cuál es tu finalidad? El “para qué” es muy importante. Con el “para qué” descubrirá lo que se esconde detrás de lo que quiere: sus valores y las emociones que quiere sentir.
  • ¿Cómo te ves haciéndolo? En este punto, acompáñala a abrir su mente, hacer volar su imaginación, a visualizar cada detalle.
  • ¿Cómo será tu entorno cuando lo consigas? Fíjate bien en la pregunta. No le estás diciendo “cómo sería si…” sino “cómo será cuando…”. Gracias a esta forma de preguntar ya estás dando por hecho que lo conseguirá, que es posible conseguirlo, que es interesante planificarlo. Le estás dando validez a su deseo de ser lo que quiere ser. Ayúdala a imaginar en grande. A visualizar el estilo de vida que quiere llevar, el entorno que necesita para ser lo que quiere ser de mayor, etc.

En este proceso, podéis acabar haciendo un dibujo de esa visualización final o un collage si la niña es más mayor. Con el tiempo puede ir redefiniendo su meta.

A estas alturas, ya habrás visto que también puedes hacerlo con los niños. No hay diferencia.

Y ésta es la idea: la igualdad, la no diferencia, el trato igualitario. La idea es construirse una imagen de sí misma sana y empoderada. La realidad de la mujer ha de cambiar un poco más cada día. Hemos de seguir avanzando. Hemos de hacernos valorar y respetar. Y ello tan solo podrá conseguirse si:

  • las niñas, desde bien pequeñas, se sienten orgullosas de ser niñas. Por lo tanto si se sienten capaces de cuestionarse lo que de verdad quieren y si se sienten capaces de conseguir lo que quieren por sí mismas.
  • Los niños, ellos, empoderan a su vez a las niñas, ellas. El tema de la libertad de la mujer también es cosa de hombres.
  • Como que es cosa de los dos, niños y niñas, el niño también ha de sentirse orgulloso de ser quien es y capaz de ser lo que quiere ser.
  • La niña empodera al niño por ser quien es. No hay diferencias. El tema de la igualdad es mutuo.
  • Y finalmente, como es cosa de todos, hombres y mujeres, el ejemplo de los padres es crucial. Por extensión, también el de toda la familia, el de la escuela y el de la sociedad.

Hoy es un buen día para conmemorar la igualdad y la libertad de mujeres y hombres. Hoy es un buen día para reflexionar y jugar en familia con estas sencillas preguntas. Entre todos, hemos de crear cultura, ambiente, mentalidad, estilo de vida, ejemplo… todos los días del año (x365).

¿Qué opinas? ¿Cuál es tu experiencia? ¿Qué otras preguntas le harías a tu hija?

¡Feliz Coaching!

Menú
A %d blogueros les gusta esto: